• es
  • en
  • pt

Seguramente al oír hablar de neumáticos de invierno te vengan a la mente carreteras con metros de nieve, vehículos parados por causa de las inclemencias del tiempo y otras imágenes por el estilo pero… ¿Sabías que los neumáticos de invierno no sólo se usan para circular sobre la nieve? Hoy en día, estos neumáticos tienen muchas más aplicaciones dentro de la conducción qué deberías saber.

¿Cuándo y cómo deben usarse exactamente los neumáticos de invierno?

En realidad, los neumáticos de invierno no son solo para las condiciones climáticas extremas, sino que en cuanto la temperatura baja de los 7º los neumáticos “normales” pierden una parte de su eficacia (la goma se endurece y eso afecta al agarre, al frenado…). Por eso, los neumáticos de invierno están especialmente recomendados para zonas donde el termómetro baja por debajo de los 7º, y eso, en invierno, ocurre en gran parte de España, especialmente en el norte y centro peninsular, como pueden ser Cáceres o sus provincias limítrofes

¿En qué se diferencian los neumáticos de invierno de los demás?

El neumático de invierno está especialmente construido para mantener todas las prestaciones a baja temperatura, sea cuál sea el pavimento o superficie sobre el qué desarrolla su actividad.

Además, el dibujo especial que incorporan (con minúsculas laminillas) hace que multipliquen su capacidad de tracción sobre carreteras nevadas o heladas, haciendo de la conducción algo mucho más segura y fiable, y repercutiendo por ello en nuestra seguridad y de la de todos los que están a nuestro alrededor.

Esta capacidad de tracción hace que sean un sustituto de las cadenas en tramos en los que la circulación esté restringida, y sobre todo, hace que la conducción diaria por zonas especialmente frías en temporada invernal sea mucho más segura.


Más información sobre el producto

NUESTRAS MARCAS