• es
  • en
  • pt

La función de los filtros es retener las impurezas de los fluidos (combustible, aceite y aire) que circulan por el interior del motor y del automóvil. Hay cuatro tipos de filtros y todos ellos son importantes en igual medida: filtro de combustible (protege el sistema de inyección del motor), filtro de aceite (limpia el lubricante para que cumplan su función), filtro de aire (retiene las partículas del aire que entran en la cámara de combustión), y filtro del habitáculo (qué asegura la calidad del aire que respira y protege el sistema de ventilación).

¿Cómo afecta el mal estado de los filtros a mi vehículo?

El mal estado de uno de estos filtros, afecta negativamente tanto a la conducción cómo sobre todo al correcto funcionamiento del vehículo, y por ello es necesario tener estos filtros en perfectas condiciones. Por ejemplo, el mal estado del filtro del combustible afecta a la potencia y prestaciones del motor, además de aumentar el consumo de combustible.

Por todo lo anterior, es aconsejable realizar los cambios de filtros antes de los plazos marcados por el fabricante, ya qué el motor de nuestro vehículo lo agradecerá.


Más información sobre el producto

NUESTRAS MARCAS