• es
  • en
  • pt

Neumáticos de invierno para viajar más seguro

Neumáticos de invierno para viajar más seguro

De la misma manera que en el ser humano, el calor y el frio causan estragos en nuestros vehículos, por ello, durante las épocas estivales e invernales, es preciso tener especial cuidado. 

Hoy nos centraremos en el invierno, informándoos sobre una relativa novedad, hablamos de los neumáticos de invierno, los cuales nos van a proporcionar una mayor seguridad durante nuestra conducción en los meses más fríos del año.  

Los neumáticos de invierno han sido diseñados para ser más efectivos especialmente con temperaturas por debajo de los 7º. De modo que este tipo de neumáticos aportará un agarre mucho mayor que uno de verano, reduciendo además la distancia de frenado y manteniendo las ruedas en buen estado. 

Otra ventaja que tiene utilizar neumáticos de invierno es el hecho de que éstos son sustitutos legales (y efectivos) de las incómodas cadenas

A parte de utilizar este tipo de neumáticos en vuestro vehículo, os damos otros consejos para el correcto cuidado de vuestro coche en invierno. 

Almohadillas

Se trata de una almohadilla de goma que se encajarán en las ruedas del coche en el caso de que éstas patinen a consecuencia del hielo, aportándole una óptima superficie donde rodar sin problema alguno.    

Las mismas no serán necesarias en el caso de utilizar neumáticos de invierno, ya que éstos proporcionan el agarre necesario a nuestro coche en idénticas situaciones.  

Mechero

Llevar un mechero a mano puede ser de gran utilidad, especialmente si nos disponemos a abrir la puerta de nuestro coche y la cerradura está congelada. En este caso, calentaremos la llave con el mechero, siendo la misma la que con su calor derrita el hielo al entra en contacto directo con él. 

En este caso, en el de cerraduras congeladas, también podemos utilizar alcohol, espray anticongelante o simplemente aplicar un poco de colonia de las que lleven alcohol. 

El freno 

No debemos olvidar que con las bajas temperaturas y el asfalto húmedo o con pequeñas placas de hielo, la distancia de frenado aumenta, vamos, que el coche tarda más en frenar. 

De modo que debemos conducir con más precaución si cabe durante el invierno, y en caso de ser necesario, comenzar a frenar antes que cuando lo hacemos con temperaturas más altas. 

El hielo en las lunas 

Si nuestro coche pasa la noche en la calle, no es raro que a primera hora de la mañana, cuando vamos a por él, nos encontremos con la luna completamente congelada, cubierta por placas de hielo. 

Lo que debemos descartar ante todo, es echar agua caliente sobre el hielo ya que podríamos hacer estallar el cristal debido al fuerte cambio de temperatura experimentado. Otra de las cosas que tampoco se deben hacer es usar sal, ya que puede dejar arañazos además de ser corrosiva para la pintura. 

Dicho lo anterior os diremos que para quitar el hielo de forma correcto podemos utilizar alcohol, líquido refrigerado o agua salada. No obstante, en cualquiera de los casos, quitaremos las capas de nieve más grande con ayuda de una rasqueta o con una tarjeta que no usemos. 

Si no tenemos mucha prisa, otra opción es la de poner la calefacción sobre el cristal, y de este modo se irá deshaciendo. 

Paquete de supervivencia 

Aunque nos pueda parecer una tontería, llevar con nosotros un kit de supervivencia no es ninguna locura. Quién sabe si en cualquier momento no puede sorprendernos una nevada impresionante que nos obligue a quedarnos en el coche durante algunas horas. Por ello, para que nuestra espera sea más segura, es conveniente que llevemos una batería portátil (para nuestro móvil), pinzas, linterna, manta y ropa abrigada, comida no perecedera (patatas fritas, chocolatinas, barras energéticas…) 

Otro consejo es que no apuremos mucho la gasolina de nuestro vehículo ya que si nos encontramos tirados y se termina la gasolina, ¡se acabó la calefacción! 

 

NUESTRAS MARCAS